Infertilidad Masculina – Esterilidad

Aproximadamente el 10-15% de parejas no consiguen el embarazo en el momento deseado. El varón es responsable de la infertilidad de la pareja en más del 50% de los casos debido principalmente a alteraciones en el número o calidad de los espermatozoides debido a un gran número de causas que afectan a los testículos o a los conductos por donde transcurren los espermatozoides desde los testículos a la uretra.

Puede ser que estos no se hallen presentes en el semen (azoospermia) o que haya un número insuficiente (oligozoospermia) debido a problemas en la producción de los mismos o por obstrucciones en la vía que los transporta. También pueden existir alteraciones de la calidad de los espermatozoides (movilidad, forma, vitalidad).

Hay una gran cantidad de factores que pueden alterar el número o la calidad de los espermatozoides: genéticas, congénitas, hormonales, vasculares (varicocele), infecciosas, obstructivas, tóxicas (laborales, ambientales), etc. El andrólogo debe determinar las posibles causas de la infertilidad de manera paralela al ginecólogo que estudia a la pareja. Siempre que sea posible, se aplican tratamientos específicos ya sean médicos (tratamiento hormonal, antioxidantes, etc..) o quirúrgicos (cirugía del epidídimo, deferente o conducto eyaculador, cirugía del varicocele, etc.). Si no se pueden aplicar o fracasan, deben considerarse las técnicas de reproducción asistida (inseminaciones, fertilización in vitro, microinyección espermática) que permiten una mayor aproximación de los espermatozoides a los óvulos. Los espermatozoides para realizar estas técnicas pueden proceder del semen o bien pueden extraerse del testículo o de la vía seminal.

Cuando no existen espermatozoides o bien cuando no es posible o fracasan las técnicas de reproducción asistida, puede considerarse la inseminación artificial con espermatozoides de banco. 

¿Cuando consultar por Infertilidad?

Al año de no conseguir el embarazo y no utilizar ningún sistema anticonceptivo o antes de este periodo de tiempo cuando exista la sospecha de que pueden haber problemas de fertilidad por haber pasado determinadas enfermedades que puedan haber afectado al sistema reproductor