• ¿Cuáles son los aspectos fundamentales de la vasectomía?

    La vasectomía consiste en la sección de los conductos deferentes

    El punto más fundamental cuando uno desea practicarse una vasectomía es tener el convencimiento absoluto de no desear tener más hijos. No obstante, el cirujano que la practica, debe aplicar una técnica que favorezca la posibilidad de volver a unir el conducto deferente con las mayores posibilidades de éxito en caso de ser necesario.

    Aproximadamente, un 5% de los hombres que se someten a una vasectomía van a desear recuperar la fertilidad en el futuro. El motivo más frecuente es la separación y la formación de una nueva pareja con una mujer más joven que no ha tenido hijos. También es posible el deseo de tener otro hijo en el seno de la misma pareja o una situación dramática como es la muerte de hijos.

    La vasectomía se realiza con anestesia local. Con una aguja muy fina se infiltran los tejidos a la altura de la raíz del escroto (bolsa de los testículos). A través de una mínima apertura se exterioriza el conducto deferente y se secciona. La luz del segmento de deferente que se dirige hacia la uretra se ocluye, generalmente con electrocoagulación. La luz del segmento que procede del testículo se deja libre, es decir no se ocluye. Y aquí esta el aspecto fundamental que permitirá un mayor éxito en el momento de tener que unir de nuevo el conducto deferente (vasovasostomía) ). Si se ocluye totalmente esta luz, con el tiempo los espermatozoides y una pequeña cantidad de fluido que se produce en el testículo irán dilatando el tubo epididimario, que se halla a continuación del testículo y antes del conducto deferente.

    Este tubo tiene un diámetro de 300 micras y una longitud de 5-7 metros enrollado en unos 6 centímetros. Si se va dilatando puede llegar a romperse, con lo que ocasiona una nueva obstrucción, lo que empeora el pronóstico de la vasovasostomía. Este efecto se evita cuando no se cierra la luz.

    El procedimiento se realiza en ambos lados a través de una única aperura en la piel, que posteriormente se cierra con uno ó dos puntos que caen solos a los 20-30 días.

    La vasectomía es un procedimiento muy sencillo que no suele tener complicaciones, siendo el método contraceptivo más seguro que existe en la actualidad.

    Después de la vasectomía, debe seguir utilizándose algún sistema contraceptivo hasta que se comprueba la ausencia de espermatozoides aproximadamente a las 20 eyaculaciones a través de un análisis de semen (seminograma). Esta precaución es necesaria, dado que tiene que atenderse un determinado tiempo para que acaben de salir los espermatozoides acumulados por debajo del nivel donde se practica la vasectomía. No seguir estas indicaciones es lo que ha dado lugar a algún embarazo no deseado.

    Hay hombres que se plantean congelar semen antes de realizarse una vasectomía con el fin de poderlos utilizar en técnicas de fertilización in vitro en el futuro en caso de desear tener más hijos. Esto es posible, pero indican que uno no esta muy convencido de querer realizarse una vasectomía.