• Azoospermia (ausencia de espermatozoides en el semen)

    En líneas generales, la azoospermia puede ser debida a una falta de producción de espermatozoides por parte de los testículos (azoospermia secretora) o bien a una obstrucción de los largos conductos por los que transcurren los espermatozoides hasta ser expulsados en la uretra durante la eyaculación (azoospermia excretora u obstructiva).

    Las causas más frecuentes de azoospermia secretora son:

    • Problemas en el desarrollo o descenso de los testículos (ausencia  o escaso desarrollo del testículo, criptorquidia, etc.)
    • Problemas de los testículos (inflamaciones, traumatismos)
    • Radioterapia y quimioterapia
    • Problemas hormonales
    • Trastornos genéticos

    Las causas mas frecuentes de azoospermia obstructiva son:

    • Problemas (inflamaciones, traumatismos) del testículo, epidídimo, deferente, conductos eyaculadores o próstata.
    • Alteraciones congénitas y / ó genéticas que condicionan la ausencia o anomalías de la vía seminal (ej: ausencia bilateral congénita de los conductos deferentes debido a mutaciones del gen de la fibrosis quística)

    Aparato_reproductos_masculino1
    Esquema aparato genital masculino

    El primer estudio a realizar frente a una azoospermia es la determinación de la hormona FSH que se produce en el cerebro (la hipófisis) y es la responsable de que el testículo produzca espermatozoides. Si se halla muy alta nos indica la ausencia o la disminución de las células madre de los espermatozoides (espermatogonias).

    Para intentar determinar si la azoospermia es secretora u obstructiva puede estar indicada la realización de una biopsia de testículo que consiste en obtener un pequeño fragmento de cada testículo bajo anestesia local y de forma ambulatoria. Esta metodología da e diagnóstico de confirmación al determinar si el testículo produce (azoospermia obstructiva) o no (azoospermia secretora) espermatozoides.

    Azoospermia secretora

    Cuando el testículo no produce espermatozoides puede ser debido a alteraciones genéticas, por lo que deberá realizarse un cariotipo y un estudio específico del cromosoma Y que es donde se hallan determinados genes que determinan la producción de espermatozoides.

    En aproximadamente el 50% de los casos de azoospermia secretora es posible hallar algunos espermatozoides a nivel del testículo mediante una biopsia que pueden ser utilizados en técnicas de fertilización in vitro (inyección espermática intracitoplasmática).

    Dado que los testículos aparte de formar los espermatozoides también producen la testosterona u hormona masculina que actúa sobre una gran cantidad de funciones, cuando existen alteraciones importantes de los testículos puede ser que esté afectada la producción de testosterona. En estos casos, será imprescindible aportar esta hormona a lo largo de toda la vida.

    Azoospermia obstructiva

    La azoospermia obstructiva puede diagnosticarse durante la exploración física del paciente en aquellos casos en los que, por una malformación congénita, no se han desarrollado los conductos deferentes. En casi el 100% de los casos esta anomalía se asocia a mutaciones del gen de la fibrosis quística, por lo que deberá realizarse un estudio genético en todos los pacientes que deseen proceder a la inyección espermática inracitoplasmática, dado que presentan un número normal de espermatozoides a nivel del testículo. Si se detectan mutaciones del gen (CFTR), debe realizarse el mismo estudio a la pareja. Si ambos son portadores del gen de la fibrosis quística debe aconsejarse el estudio genético preimplantacional de los embriones obtenidos en el proceso de la ICSI con el fin de transferir al útero los que no presentan el mismo problema que los padres.

    Cuando existe una obstrucción del primer segmento de la vía seminal (epidídimo) es posible realizar, mediante técnicas de microcirugía, la unión entre el túbulo del epidídimo sano pre-obstructivo y el conducto deferente (epididimovasostomía). Cuando la obstrucción se halla a nivel del conducto deferente, también mediante técnicas de microcirugía, se pueden unir los extremos sanos para recuperar la permeabilidad de la vía (vasovasostomía). Cuando la obstrucción se halla a nivel de los conductos eyaculadores, es posible realizar una cirugía desobstructiva, mediante técnicas endoscópicas a través de la uretra (resección transuretral de los conductos eyaculadores).

    Cuando, por lo que sea, la pareja no desee o no sea posible realizar estas técnicas (ausencia de parte de la vía seminal) o bien hayan fracasado, es posible obtener espermatozoides (recuperación espermática quirúrgica) del testículo o de la vía seminal para utilizar en la inyección espermática intracitoplasmática (ICSI).