• Andropausia

    Suplements dels Annals de Medicina / VOL. 92 – SUPL 4 – Abril 2009

    Por: Dr. Josep M. Pomerol Monseny


    Andropausia es un término bastante extendido de forma popular, pero incorrecto desde un punto de vista científico, dado que en el hombre, de manera distinta a lo que sucede en la mujer, no hay un momento definido en el que existan cambios hormonales o cese de la producción espermática. Sí es cierto que un determinado número de hombres puede presentar una disminución de la testosterona (T)1 y cambios en la esfera sexual en las últimas décadas de la vida, relacionados fundamentalmente con la presencia de enfermedades que pueden condicionar cambios hormonales y vasculares, así como la disminución del número o la calidad de los espermatozoides. Estos problemas serán más frecuentes a medida que se vaya prolongando el tiempo y la calidad de vida. De acuerdo con los estudios estadísticos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el número de hombres mayores de 65 años casi se ha doblado respecto al año 1950 y se calcula que se incrementará en un 10% en el año 2050.


    El hipogonadismo que se presenta en la edad avanzada ha recibido varias denominaciones, siendo las más aceptadas en la actualidad “hipogonadismo de inicio tardío” (HIT) y “síndrome del déficit de testosterona” (SDT). Para evitar confusiones, utilizaremos esta última terminología. Existe todavía una gran polémica respecto a su epidemiología, diagnóstico y tratamiento, por lo que expondremos algunas evidencias científicas sobre el tema y su aplicación en la práctica clínica diaria.

    De acuerdo con el consenso alcanzado por varias sociedades científicas (International Society of Andrology, International Society for the Study of the Aging Male y European Association of Urology), el SDT se define como un “síndrome clínico y bioquímico, asociado a la edad avanzada del hombre, caracterizado por síntomas típicos y disminución de los valores de T sérica, lo que puede afectar a múltiples órganos y sistemas y deteriorar la calidad de vida”.

    Cada vez existen mayores conocimientos sobre la relación que se establece entre determinadas entidades clínicas que afectan al hombre de edad avanzada: disfunción endotelial, disfunción eréctil, enfermedad cardiocirculatoria, síndrome metabólico, hiperplasia benigna de la próstata y SDT.

    Posibles síntomas del síndrome del déficit de testosterona

    Fisicas Alteraciones del estado de ánimo y de la función cognitiva
    • Disminución del vigor y la energía física
    • Disminución de la potencia muscular
    • Disminución de la densidad mineral ósea
    • Ginecomastia
    • Anemia
    • Fragilidad
    • Aumento de la masa grasa
    • Fatiga

    • Irritabilidad y letargia
    • Menor sensación de bienestar
    • Falta de motivación
    • Escasa energía mental
    • Problemas de memoria a corto plazo
    • Depresión
    • Escasa autoestima
    • Insomnio

    Sexualidad Vasomotoras y nerviosas
    • Disminución de la libido
    • Menor frecuencia de la actividad sexual
    • Mala función eréctil/excitación
    • Pérdida de las erecciones nocturnas
    • Menor calidad del orgasmo
    • Menor volumen de la eyaculación

    • Sofocaciones
    • Sudoración 

     

     

    Acceda a la entrevista completa desde el siguiente enlace: “Articulo Andropausia Dr. Pomerol Annals de Medecina” (pdf)