• Anticuerpos antiespermáticos

    Ante diferentes circunstancias que suponen una alteración del testículo o la vía seminal, el organismo reacciona produciendo unos elementos denominados anticuerpos que actúan contra los espermatozoides. Ejemplos de ello son la obstrucción de la vía seminal con la salida de espermatozoides fuera de la misma y la inflamación (orquitis) o tumor del testículo. Los anticuerpos pueden alterar el plasma seminal (líquido que acompaña a los espermatozoides), así como la movilidad o la capacidad fecundante de los espermatozoides.

    No existen tratamientos contra los anticuerpos antiespermáticos, a pesar de que en ocasiones pueden ensayarse los corticoesteroides. Cuando las alteraciones espermáticas son importantes debe considerarse la posibilidad de proceder a técnicas de reproducción asistida. La metodología de preparación del semen para aplicar estas técnicas permite en parte la separación de los anticuerpos antiespermáticos.