• Déficit de Testosterona – Andropausia

    Andropausia es un término que no debería utilizarse, dado que no es comparable con la menopausia que acontece en todas las mujeres a partir de una cierta edad.

    La edad avanzada en el hombre no comporta la pérdida de la capacidad fértil (producción de espermatozoides) ni cambios hormonales de forma constante. No obstante, entre el 20 y el 40% de hombres mayores de 50 años presentan una disminución en los niveles de testosterona (hormona masculina), pudiendo dar lugar a diversos síntomas. A esta entidad clínica se le denomina en la actualidad “síndrome del déficit de Testosterona”.

    La Testosterona tiene muchas funciones. Es fundamental para el deseo sexual y la erección, igual que para los huesos, los músculos, el cerebro y muchas otras partes y funciones del organismo. Cuando existe una disminución de la testosterona puede disminuir el deseo sexual, la calidad de la erección, la fuerza muscular y el rendimiento intelectual y aumentar los depósitos de grasa, las posibilidades de fracturas óseas y de alteraciones del estado de animo (irritabilidad, dificultad para concentrarse, mal humor, insomnio, depresión, etc.). Junto al descenso de la testosterona también pueden verse alteradas otras hormonas (FSH, LH, tiroxina, hormona del crecimiento, melatonina, etc.) originando otros tipos de alteración.

    Dado que en la actualidad existen tratamientos para sustituir el déficit de testosterona, así como el de otras hormonas que contribuyen a determinadas alteraciones en hombres de edad avanzada, es aconsejable que los varones por encima de los 50 acudan al médico para poder detectar estos defectos hormonales y tratarlos, con lo que pueden mejorarse las funciones alteradas.

    ¿Cómo se estudia la “Andropausia”?

    El diagnóstico se realiza simplemente determinando la testosterona mediante un análisis de sangre, lo que debería ser aconsejable a todos los varones mayores de 50 años.

    La Testosterona viaja por la sangre unida a proteínas ( SHBG y albúmina) y únicamente el 1% lo hace de forma libre, siendo ésta la que actúa sobre las diferentes funciones. Por este motivo, aparte de determinar la Testosterona total, en ocasiones será importante determinar la Testosterona libre (se realiza a partir de los valores de la Testosterona total, de la SHBG y de la albúmina).

    El médico realizará una historia clínica detallada y una exploración física para detectar posibles síntomas, que pueden ser muy variables .