• Dolor testicular crónico

    Como consecuencia de cualquier proceso acontecido al testículo o al epidídimo puede presentarse dolor en la zona escrotal, irradiado o no hacia la ingle que en ocasiones es muy difícil de resolver por el importante componente psicológico que se acaba estableciendo.

    En estos casos se deben investigar posibles alteraciones que expliquen el dolor, como inflamaciones, infecciones, formaciones, etc..

    El tratamiento debe estar enfocado a resolver el problema que origina el dolor, por lo que pueden estar indicados los antiinflamatorios, los antibióticos, etc. En casos severos pueden administrarse analgésicos e incluso antidepresivos.

    De manera muy infrecuente puede realizarse una cirugía para seccionar determinados nervios del testículo (denervación testicular) o incluso extirpar el epidídimo y / o el testículo. No obstante, en ocasiones persiste el dolor después de realizar estos tratamientos.