• A finales del 2009 se comercializó el primer fármaco para el tratamiento de la eyaculación prematura (precoz)

    El Laboratorio Janssen-Cilag ha comercializado a finales del 2009 la dapoxetina, el primer fármaco reconocido por las autoridades sanitarias europeas para el tratamiento de la eyaculación prematura. Esta disfunción sexual es la más frecuente entre los hombres, dado que afecta aproximadamente al 30% (entre 5 y 6 millones en España). Este fármaco, denominado PRILIGY,  se administra únicamente cuando se desee tener actividad sexual, aproximadamente una hora antes.

    Los ensayos clínicos realizados en más de 6000 hombres han demostrado que el tiempo entre la penetración y la eyaculación se multiplica por 3 e incluso por 5 en aquellos hombres en los que el problema es más severo. Los efectos adversos fueron pocos y de baja intensidad, siendo los más frecuentes la sensación nauseosa, el dolor de cabeza y molestias de estómago, desapareciendo con el tiempo y no siendo motivo de abandono del fármaco.