• Epididimovasostomía

    ¿En que consiste?

    En restablecer la permeabilidad de la vía seminal cuando el epidídimo (primer segmento por el que salen los espermatozoides procedentes del testículo) se halla obstruido. El epidídimo es un conducto que tiene unas 300 micras de diámetro y una longitud de 5 a 7 metros, hallándose altamente enrollado en un espacio de 5-7 centímetros.

    ¿Cuándo se realiza?

    Cuando existe una obstrucción del epidídimo y se opta por una cirugía para restablecer la permeabilidad de la vía. En estos casos también existe la posibilidad de proceder a una fertilización in vitro (FIV) con espermatozoides obtenidos del testículo o del propio deferente.

    ¿Cómo se realiza?

    El epidídimo es el tubo más pequeño que existe en el cuerpo humano.

    Cuando se halla obstruido puede alcanzar un diámetro de una décima de milímetro. Para trabajar sobre estas finas estructuras, es imprescindible la utilización del microscopio operatorio y técnicas de microcirugía.

    Bajo anestesia general o local se realiza una pequeña incisión en la bolsa del testículo. Primero se localiza el conducto deferente y se comprueba su permeabilidad hasta la uretra. Posteriormente se localiza el segmento de epidídimo sano (anterior a la zona obstruida) y se comprueba si se hallan espermatozoides en el mismo. De ser así, se procede a unir el fino tubo epididimario con el conducto deferente previamente seccionado.

    Siempre que se realiza esta cirugía se aprovecha para aspirar espermatozoides para ser congelados y utilizados en el futuro, de ser necesario, en la técnica de ICSI.

    Epididimovasostomía microquirúrgica

    Epididimovasostomia

    ¿Qué duración tiene?

    Entre 1 y 2 horas

    ¿Tiene alguna complicación?

    Como toda cirugía del testículo, de forma excepcional puede ocasionarse un hematoma (morado) de diferente intensidad.