• ¿Cómo se estudia la disfunción erectil?

    El estudio se inicia con una historia clínica detallada y una exploración física donde ya se pueden detectar factores psicógenos y / o orgánicos responsables del problema. Si hace tiempo que no se ha realizado análisis de sangre, será conveniente hacerlo, determinando también la testosterona.

    Dependiendo de los datos obtenidos a partir de la historia clínica, exploración física y analítica, puede ya plantearse un tratamiento o proceder a otros estudios como la valoración psicológica o tests para intentar determinar si los mecanismos peneanos de la erección están o no afectados.

    En determinados casos puede ser preciso inyectar un fármaco vasodilatador (prostaglandina E1) en el propio pene. Si se produce una buena erección, en la mayoría de ocasiones puede constatarse una buena conservación de los mecanismos vasculares.

    estudio-impotencia1

    Otro estudio que puede ser de utilidad es el registro de las erecciones nocturnas. Todos los hombres presentan episodios de erección nocturna coincidiendo con la fase REM (movimiento rápido de los ojos) del sueño. Mediante la colocación de unas anillas en la base y en la punta del pene conectadas a una unidad de registro que posteriormente es valorada por un ordenador, es posible identificar el número de erecciones a lo largo de la noche, así como la calidad de las mismas (diámetro y rigidez del pene). Si se produce un registro normal, es indicativo de la preservación de los mecanismos peneanos de la erección.

    En otras ocasiones, puede estar indicado realizar un estudio vascular del pene mediante una ecografía con Doppler para tener información sobre las arterias peneanas.