• Otras altereraciones de la erección

    Priapismo

    Se trata de una erección persistente que continúa durante horas y que no esta relacionada con el estímulo sexual. Si la erección se prolonga a más de 4 horas constituye una urgencia médica, dado que puede abocar a lesiones importantes del pene y disfunción eréctil.

    Se distinguen 2 tipos de priapismo:

    1. Priapismo isquémico (de bajo flujo, venooclusivo)

    La sangre del pene no puede drenar de forma correcta, produciéndose la coagulación de la misma. El análisis de esta sangre demuestra unos niveles bajos de oxígeno, un aumento de dióxido de carbono y acidosis. Entre las causas más importantes, cabe destacar el tratamiento con determinados fármacos (antihipertensivos, anticoagulantes, hormonas, etc.), drogas recreativas (cocaína, marihuana), enfermedades infecciosas (malaria, rabia, parotiditis, etc.), enfermedades hematológicas (hemoglobinopatías), enfermedades inmunológicas (lupus), enfermedades metabólicas (gota, diabetes, síndrome nefrítico, etc.), enfermedades neurológicas (lesiones de la médula espinal), enfermedades neoplásicas (leucemia, mieloma múltiple).

    El tratamiento debe contemplar el manejo de las enfermedades o factores desencadenantes. Puede realizarse la aspiración de sangre del pene y la inyección en el mismo de determinados fármacos (simpaticomiméticos). De no conseguirse la detumescencia del pene, puede estar indicada una intervención quirúrgica para favorecer el drenaje de sangre desde los cuerpos cavernosos al cuerpo espongioso que rodea a la uretra.

    Curvaturas y otras alteraciones morfológicas del pene