• Trastornos sexuales asociados a dolor

    La dispareunia es el dolor genital persistente o recurrente asociado con el acto sexual.

    El vaginismo es el espasmo involuntario persistente o recurrente de la musculatura del tercio externo de la vagina que interfiere con la penetración vaginal, lo que causa distrés personal (angustia, frustración, ansiedad) .

    También puede presentarse dolor genital persistente o recurrente no asociado al coito.

    El espasmo muscular es activado generalmente por factores psicógenos como el temor, disgusto o angustia al simple pensamiento de la penetración.

    El dolor no relacionado con el coito puede ser referido al clítoris o a la zona vestibular.

    La dispareunia afecta aproximadamente al 15% de las mujeres sexualmente activas y en el 305 de mujeres post-menopáusicas. El vaginismo se halla presente en el 0.5-1% de las mujeres fértiles.

    La receptividad vaginal es fundamental para el coito, requiriendo de la integridad anatómica y funcional de los tejidos, los vasos, los nervios, las hormonas, etc. modulados por factores psicosexuales, mentales e interpersonales. El temor a la penetración puede causar la contracción defensiva de los músculos perivaginales, dando lugar a vaginismo. La contracción del suelo pélvico también puede ser secundario a cualquier proceso doloroso genital, pudiendo ser activado por causas no-genitales o nosexuales como la incontinencia urinaria o problemas anorectales.

    Así pues, entre las causas de dispareunia, cabe citar a las siguientes:

    Introitales y mediovaginales

    • Psicosexual
    • Hormonal / distrófica
    • Inflamatoria
    • Muscular
    • Traumática
    • Neurológica
    • Vascular
    • Inmunológica

    Vaginal profunda

    • Endometriosis
    • Enfermedad inflamatoria pélvica
    • Varicocele pelviano
    • Radioterapia
    • Dolor referido

    El diagnóstico se inicia con una detallada historia clínica y la exploración física. De acuerdo a los datos obtenidos, se indicarán otros estudios como la valoración psicológica y hormonal.

    El tratamiento de la dispareunia debe ir enfocado a resolver los factores que se hayan detectado en el estudio diagnóstico, tanto psicológicos como físicos.

    Ante la presencia de una infección vaginal persistente, deberá realizarse el tratamiento mas adecuado de acuerdo al microorganismo detectado.

    Deberán enseñarse técnicas de relajación muscular y en ocasiones aplicar determinadas metodologías analgésicas.

    El tratamiento del vaginismo se basa en aplicar metodologías que disminuyan la ansiedad y en el aprendizaje de determinadas conductas sexuales en la que deben participar ambos miembros de la pareja.