• Tratamiento del síndrome del déficit de testosterona

    Cuando se demuestra que existe una testosterona baja y algunos de los síntomas característicos, debe realizarse un tratamiento sustitutivo con testosterona ya sea mediante la aplicación diaria de un gel en la piel de los hombros, espalda o abdomen o mediante una inyección intramuscular que se aplica cada 3 meses.

    Estos tratamientos son eficaces y seguros si siguen los controles médicos y analíticos pertinentes, cada 3 meses el primer año y posteriormente con una periodicidad anual.

    ¿Cuándo consultar?

    Cuando a partir de los 50 años se aprecian cambios en el deseo o en la función sexual y fundamentalmente cuando estos se asocian a una falta de energía, a tristeza y malhumor, a problemas de rendimiento intelectual o a la disminución de la fuerza y/o resistencia, del disfrute de la vida y de la capacidad de trabajo.